facebookgoogle plustwitteryoutube

 ¿Cuál es entonces la historia de los profetas y  mensajeros que es al mismo tiempo la historia de la humanidad?
446

Empezamos con el momento en que Dios quiso crear a la humanidad y hasta el momento de la salida de Adán del paraíso y su descenso a la tierra: “Y he ahí que tu Señor dijo a los ángeles: “Voy a poner en la tierra a alguien que ha de heredarla.” Dijeron: “¿Vas a poner en ella a alguien que extenderá la corrupción en ella y la corromperá mientras que nosotros proclamamos Tu gloria infinita, Te alabamos y santificamos Tu nombre?” [Dios] respondió: “Ciertamente, Yo sé lo que vosotros no sabéis.” Y enseñó a Adán los nombres de todas las cosas; luego se las mostró a los ángeles y les dijo: “Decidme los nombres de estas [cosas], si es verdad lo que decís.” Dijeron: “¡Gloria a Ti! No tenemos más conocimiento que el que Tú nos has impartido. Ciertamente, sólo Tú eres omnisciente, sabio.” Dijo: “¡Oh Adán! Infórmales de los nombres de estas [cosas].” Y cuando [Adán] les hubo informado de sus nombres, [Dios] dijo: “¿No os dije: ‘Ciertamente, sólo Yo conozco la realidad oculta de los cielos y de la tierra, y conozco todo lo que ponéis de manifiesto y todo lo que ocultáis’?” Y cuando dijimos a los ángeles: “¡Postraos ante Adán!” se postraron todos, excepto Iblis, que se negó y se mostró arrogante: y así se convirtió en uno de los que niegan la verdad” Y dijimos: “¡Oh Adán! Habita con tu esposa en este jardín, y comed con libertad de lo que en él hay; pero no os acerquéis a este árbol, porque seríais transgresores.” Pero Satán les hizo caer en eso, y precipitó con ello la pérdida de su estado anterior. Y dijimos: “¡Descended, [y sed en adelante] enemigos unos de otros; y en la tierra tendréis vuestra morada y bienes de que disfrutar por un tiempo!” Luego Adán recibió palabras [de guía] de su Señor, que aceptó su arrepentimiento: pues, en verdad, sólo Él es el Aceptador de Arrepentimiento, el Dispensador de Gracia. [Pues, si bien] dijimos: “Descended todos” ciertamente, os llegará de Mí una guía, y los que sigan Mi guía nada tienen que temer y no se lamentarán; pero los que se obstinen en negar la verdad y desmientan Nuestros mensajes, esos están destinados al fuego y en él permanecerán. [Al-Baqara:30-39]

Pero luego, cuando la gente difirió se apartó de la buena guía y la verdad, Dios envío a Sus mensajeros y estos continuaron llegando con sus leyes: “En materia de fe, Él os ha prescrito lo que ya ordenó a Noé, y de lo cual te hemos dado conocimiento [Oh Muhammad] por medio de la revelación. Y también lo que ordenó a Abraham, a Moisés y a Jesús: Estableced firmemente la fe [verdadera], y no rompáis vuestra unidad en ella.” [Ash-Shura:13]

Así pues, los profetas de Dios y Sus mensajeros van desde Idris [Enoch], Noé, Abraham, Ismael, Moisés, Jesús y Muhammad, que la paz y las bendiciones de Dios sean con todos ellos.

Dios nos menciona sus historias y relata sus vidas; y a continuación, mencionados ciertos momentos de sus historias, ya que éstas están repletas de lecciones para las personas provistas de mentes sensatas y vivas. Dijo Dios, glorificado sea: “Sin duda, en las historias de estos hombres hay una lección para los dotados de perspicacia. No es un discurso producido falsamente sino que es la confirmación de lo que te precede, la clarificación de todo, y una guía y misericordia para un pueblo que cree.” [Yusuf:111]

Entre ellas está: