Dar limosnas a los sepultureros


293

Pregunta: En el pueblo de Badiyat Al-Birak, ( Número del tomo 7; Página 377) tenemos la costumbre de que si muere uno, los vecinos y demás personas dan limosna a los sepultureros. Esta limosna puede ser una oveja, dátiles, etc. y no se gasta de la propiedad del difunto, ni de la de sus herederos. Si es una oveja, la gente la cocinan cerca de la tumba, para que los sepultureros coman de ella. La intención de realizar esta caridad es, la causa de Allah, a través de darle a esas personas. ¿Cuál es el veredicto legal al respecto, tanto en dar limosna y en cocinar dentro de los terrenos del cementerio? ¿Y cuál es el veredicto legal sobre la realización de la oración, sea obligatoria o la del funeral, ante el cementerio?


Respuesta: Dar una limosna ante la tumba y en la forma mencionada en la pregunta es una bid`ah (innovación en la religión), que debe ser negada, ya que no hay evidencia ni en el Corán ni en la Sunna al respecto. Es una de las prácticas de la época preislámica que contradicen la shari`ah (Ley Islámica). El Profeta -la paz y las bendiciones de Allah sean con él- dijo: Quien innove algo en nuestra Religión que no sea de ella, le será rechazado. Más bien, está permitido dar limosna en nombre del difunto en cualquier lugar que no sea su cementerio y en cualquier tiempo que no sea el de su entierro. Ante la tumba unicamente se permite suplicar a favor del difunto después de su entierro, pidiendo a Allah que perdone sus pecados y lo mantenga firme en la verdad, de acuerdo con la Sunna del Mensajero -la paz y las bendiciones de Allah sean con él-. En cuanto a la realización de la oración en el cementerio, sólo se permite la oración funeral, ni la oración supererogatoria ni la obligatoria, ya que el Profeta -la paz y las bendiciones de Allah sean con él- nos prohibió tomar las tumbas como mezquitas y dirigirnos hacia ellas cuando se realiza la oración. Se comprobó que el Mensajero -la paz y las bendiciones de Allah sean con él- realizó la oración funeral ante la tumba, cuando perdió realizarla en la mezquita.¡Que Allah nos conceda el éxito! ¡Que Allah bendiga a nuestro Profeta Muhammad, su Familia y sus Compañeros!




Relacionado:




La inimitabilidad del Corán y la Sunna