El significado de la "maldad" en la aleya: "las malas para los hombres malos"


164

Pregunta: Tuve una polémica con un hombre cristiano. Me sorprendió diciendo que en una aleya del Corán Allah dice: Las malas para los malos y los malos para las malas. Y las buenas para los buenos y los buenos para las buenas , hasta final de la aleya. Pero dice en otra aleya: ¡Señor mío! Mi hijo es parte de mi familia, y Tu promesa es verdadera Y también dice: Dijo: ¡Nuh! Él no es de tu familia y sus obras no son rectas Y dice tambien -Exaltado sea: ( Número del tomo 3; Página 271)  Allah les pone un ejemplo a los que se niegan a creer: La mujer de Nuh y la mujer de Lut, ambas estuvieron bajo dos de nuestros siervos justos y ambas los traicionaron. Pero no les sirvió de nada ante Allah y se dijo: Entrad en el Fuego en compañía de los que han de entrar(10)Y Allah les pone un ejemplo a los que creen: La mujer de Firaún cuando dijo: ¡Señor mío! Haz para mí una casa, junto a Ti, en el Jardín , hasta final de la aleya. Este hombre afirmó que hay contradicciones entre estas aleyas, pues ¿Cómo dice Allah -Exaltado sea-: Y las buenas para los buenos , hasta final de la aleya, si las esposas de algunos profetas de Allah, como Noé y Lot eran malas, mientras que la esposa de Faraón, como fue mencionado en el Corán, era buena? Espero que ustedes me aclaren esta cuestión, ya que no tengo ninguna respuesta convincente al respecto. ¡Que Allah les recompense con el bien!


Respuesta: Primero: Allah -Exaltado sea- dice: Las malas para los malos y los malos para las malas. Y las buenas para los buenos y los buenos para las buenas. Esos están libres de lo que digan, tendrán perdón y una generosa provisión Estas aleyas arriba mencionadas descendieron después del incidente de la calumnia, para afirmar la inocencia de ‘A’isha -que Allah esté complacido con ella- de lo que ‘Abdullah ibn Ubai ibn Salul, el líder de los hipócritas, trató de atribuirla por calumnia y mentira. Las aleyas también declararon que ella era sincera y casta en sí misma y también por ser la esposa del Mensajero de Allah -la paz y las bendiciones de Allah sean con él-. ( Número del tomo 3; Página 272) Hay dos interpretaciones para esta aleya: La primera es: Los malos son los más merecedores de las malas palabras y malas acciones, y viceversa, mientras que los buenos son los más dignos de las buenas palabras buenas acciones, y viceversa.La segunda es: Las malas mujeres son las más merecedoras de los malos hombres y éstos últimos son los más dignos de las malas mujeres. Del mismo modo, las mujeres castas y puras que se abstienen de las relaciones ilícitas son más dignas de los hombres castos, y viceversa. Ambas interpretaciones de la aleya reflejan su idea principal, la cual es: afirmar la inocencia de ‘A’isha -que Allah esté complacido con ella- de las acusaciones de cometer el adulterio, que le atribuyeron ‘Abdullah ibn Ubai ibn Salul, y sus seguidores quienes fueron engañados por sus palabras mentirosas.Segundo: Allah -Exaltado sea- dice: Y Nuh llamó a su Señor y dijo: ¡Señor mío! Mi hijo es parte de mi familia, Tu promesa es verdadera y Tú eres el más justo de los jueces(45)Dijo: ¡Nuh! Él no es de tu familia y sus obras no son rectas; no me preguntes por aquello de lo que no tienes conocimiento. Te advierto para que no estés entre los ignorantes Estas dos aleyas significan que Allah informó que Su Mensajero, Noé -la paz sea con él- le pidió que cumpliese su promesa de salvar a su hijo del ahogamiento y la pérdida, en base a su entendimiento de, como fue revelado en la aleya en la que Allah -Exaltado sea- dice: Sube en ella una pareja de cada especie y a tu familia, exceptuando aquel contra el que ya haya precedido la palabra, y a los que crean ( Número del tomo 3; Página 273) Por eso, dijo: y dijo: ¡Señor mío! Mi hijo es parte de mi familia Es decir que entendiera que Allah le había prometido salvar a su familia, y seguro que la promesa de Allah es la verdad que será cumplida. Tú eres el más justo de los jueces(45)Dijo: ¡Nuh! Él no es de tu familia En esta aleya Allah quiere decir a Noé que tu hijo no es de tus familiares que te he prometido salvar, ya que no es de quienes creyeron en Mí, sino es uno de los que están excluidos de esa promesa. Prueba de ello es la exclusión que contiene la siguiente aleya: exceptuando aquel contra el que ya haya precedido la palabra Por eso, Allah le reprochó por esta petición y este entendimiento a través de la aleya siguiente: ¡Nuh! Él no es de tu familia Este significado fue mostrado en la siguiente aleya: sus obras no son rectas Así pues, no se considera de su familia desde el punto de vista de la religión, aunque era su verdadero hijo biológico, por su incredulidad. Ha dicho Ibn ‘Abbas y muchos de los Salaf (piadosos predecesores) -que Allah esté complacido con ellos-: Ninguna de las esposas de los Profetas cometió adulterio. Ésta es la verdad, porque Allah nunca pemitió que una esposa de uno de sus Profetas cometiera adulterio. Por eso, Allah se enojó con quienes acusaron a ‘A’isha, la esposa del Mensajero -la paz y las bendiciones de Allah sean con él- de cometer adulterio. En consecuencia, refutó sus dichos, y declaró su inocencia revelando aleyas del Corán que permanecerán hasta el Día del Juicio Final.Tercero: Allah -Exaltado sea- dice: Allah les pone un ejemplo a los que se niegan a creer Sura de Al-Tahrim (La Prohibción).Después de haber reprochado a las esposas del Mensajero, sobre todo a ‘A’isha, y Hafsa ( Número del tomo 3; Página 274) -que Allah esté complacido con ellas - por los errores que habían cometido contra el trato amable de su esposo, hasta tal punto que él juró que se separaría de ellas durante un mes completo. Allah les negó algunos de estos actos, las amenazó con ser divorciadas y sustituidas por mejores esposas. Luego, Allah concluyó la sura de Al-Tahrim poniendo dos ejemplos: El ejemplo de las mujeres incrédulas como la esposa de Noé y la de Lut. Y el de las mujeres creyentes como: Asya, la mujer de Faraón, y Maryam (María), hija de ‘Imran. Esto aclara que Allah es un juez justo, y no tiene prejuicios, y que cada uno será rehén de lo que se ganó. Lo que estimula a los siervos a tener temor a Allah, y tener miedo del día en que volverán a Allah. Este día, ningún padre podrá pagar por su hijo ni ningún recién nacido pagará por su padre; el hombre se apartará de su hermano, de su madre y de su padre, de su esposa y de sus hijos, y cada uno tendrá bastante con su preocupación. El día en que nadie cargará con la carga de otro; y si alguno, agobiado por el peso de su carga, le pidiera a otro que se la llevara, nadie podría llevarle nada, aunque fuera un pariente cercano. Ese día ninguna intercesión servirá de nada a excepción de quien sea autorizado por el Misericordioso y su palabra sea aceptada. ( Número del tomo 3; Página 275) Allah -Glorificado sea- indicó que la mujer de Noé y la de Lot eran incrédulas, aunque ambas eran esposas de dos Profetas nobles de los Mensajeros de Allah. La mujer de Noé le traicionaba guiando a la incredulidad a quienes creyeron en su esposo. Lo mismo hacía la mujer de Lot, que guiaba a la incredulidad a los huéspedes del Profeta. Ambas solían hacerlo causándoles a -sus esposos y a los creyentes- daño, traicionándoles, y apartando a la gente de seguirlos. La piedad de sus maridos, Noé y Lot, no les sirvió de nada, ni les salvó del castigo de Allah. y a ambas mujeres se les dijo que entrasen en el Infierno en compañía de los que han de entrar, como una recompensa apropiada por su incredulidad, y traición representada en el acto de la mujer de Noé quien guiaba a la incredulidad a los creyentes en su esposo, y en el acto de la mujer de Lot quien guiaba a la incredulidad a los huéspedes de su esposo. Pero esta traición no se refiere a cometer adulterio, ya que Allah -Glorificado sea- nunca permitió que uno de sus Profetas tuviera una esposa fornicadora. Ibn ‘Abbas -que Allah esté complacido con él- comentó acerca de la aleya siguiente: y ambas los traicionaron " La traición de ambas mujeres no fue cometer adulterio" y añadió: "Ninguna de las esposas de los Profetas cometió adulterio. Aquí, la traición es en la religión" Del mismo modo, lo interpretaron ‘Ikrima, Sa‘id ibn Yubayr, y Al-Dahhak entre otros.Por otro lado, a través del ejemplo que Allah pone a los que creen, de Asyah, la esposa de Faraón, que era el tirano más poderoso de su época, demuestra que la mezcla entre los creyentes y los incrédulos, si hay necesidad para dicha mezcla, no perjudica a los primeros, siempre que se aferren a la cuerda de Allah, y se adhieran a su religión, tal como la piedad de los profetas Noé y Lut no les sirvió de nada a sus esposas incrédulas. Allah -Exaltado sea- dice: Que los creyentes no tomen por amigos a los incrédulos en vez de a los que creen. Quien lo haga... no tendrá nada que ver con Allah. A menos que sea para guardaros de ellos Por consiguiente, la incredulidad y tiranía de Faraón no dañó a su esposa, ya que Allah es un juez justo que no castiga a alguien por culpa de otra persona. Él protegió a Asya, respondió a su súplica, le construyó una morada en el Paraíso, y le salvó de la intriga de Faraón, y del resto de la gente injusta.De acuerdo a la interpretación de las aleyas arriba mencionadas, el hijo de Noé no era un hijo ilegitimo; ‘A’isha ( Número del tomo 3; Página 276) -que Allah esté complacido con ella- fue declarada inocente en el Corán de las falsas acusaciones del jefe de los hipócritas, y de los creyentes que fueron engañados por sus palabras; las esposas de Noé y Lot no fornicaron, sino eran incrédulas, y guiaron a los incrédulos a los creyentes para causarles daño a sus esposos, y apartar a la gente de ellos. El matrimonio entre creyentes e incrédulos estaba permitido en las legislaciones religiosas anteriores; y Allah protegió a la esposa de Faraón de su intriga, amparó su religión, y la salvó de los injustos.¡Que Allah nos conceda el éxito! ¡Que Allah bendiga a nuestro profeta Muhammad, su Familia y sus Compañeros!




Relacionado: