No siento el deseo de ver a mi hijo ni a mis nietos y, cuando los veo, me echo a llorar


956

Respuesta 1: Le recomiendo que tema a Allah -Glorificado y Enaltecido sea- busque refugio en Allah del maldito Satanás y no preste atención a tales insinuaciones y dudas, ya que todas son de Satanás. Fue narrado que: ( Número del tomo 1; Página 107) Algunos Compañeros -que Allah esté complacido con ellos- se habían quejado ante el Profeta -la paz y las bendiciones de Allah sean con él- de los pensamientos que uno de ellos pensaba, prefiriendo convertirse en carbón que revelarlo. El Profeta ha dicho: "Allahu Akbar (Allah es Grande), Allahu Akabar. Alabado sea Allah que convirtió su astucia (de Satanás) en sólo susurros" Recopilado por Ahmad y Abu Dawud mediante una cadena de transmisión autentificada. En un Hadîz narrado por Ibn Mas‘ud -que Allah esté complacido con él-, atribuido al Profeta, aunque lo correcto es atribuírselo a Ibn Mas'ud, dijo: El ángel encargado del corazón del hijo de Adam lo inspira y Satanás le insinúa con perfidia. La inspiración del ángel consiste en prometer el bien, creer en la Verdad y esperar la mejor recompensa; mientras que la insinuación de Satanás consiste en prometer el mal, negar la Verdad y hacer sentir desesperación de adquirir el bien. Si percibís la inspiración del ángel, alabad a Allah y pedidle Su gracia y, si encontráis la insinuación de Satanás, refugiaos en Allah y pedidle perdón. ( Número del tomo 1; Página 108) Le recomiendo que recuerde mucho a Allah, pida Su perdón, recite el Corán y busque refugio en Allah del maldito Satanás, recite además la sura de Al-Fatihah (Apertura del Corán), la sura de Al-Ijlas (la adoración pura), al-Mu‘awwidhatayn (la sura de Al-Falaq "el rayar del alba" y la de Al-Nas "los hombres"), la aleya de Al-Kursi (la aleya del Trono) y, en general, todo el Noble Corán es bueno. Allah -Altísimo sea- dice: Y con el Corán hacemos descender una cura y una misericordia para los creyentes, sin embargo los injustos no hacen sino aumentar su perdición Trate de controlarse y tragarse la ira. El Profeta -la paz y las bendiciones de Allah sean con él- ordenó a quien se enojara, renunciar a su ira haciendo wudu' (ablución), sentarse si estuviera de pie, acostarse si estuviera sentado y buscar refugio en Allah del maldito Satanás. Además, le recomiendo que recite la aleya de Al-Kursi al acostarse, y la sura de Al-Ijlas y Al-Mu‘awwidhatayn (las dos suras protectoras) tres veces al acostarse, por la mañana y por la tarde.¡Que Allah nos conceda el éxito!¡Que Allah bendiga a nuestro profeta Muhammad, su Familia y sus Compañeros!




Relacionado:




Cuando la fe en Al-lah desaparece